Los jóvenes leemos... ¡y mucho!

¡Hola sedysedientos!
Pues estaba yo en twitter cuando un link salvaje apareció. Mi asombro iba en aumento conforme lo leía. ¿Podía tener más razón? Y entonces entendí que no podía guardármelo para mí, y que debía compartirlo con todos vosotros. En el artículo, podemos leer esta maravilla escrita por el gran Javier Ruescas: 

"Los jóvenes leemos. Incluso más que los adultos. Con más fervor, con más entusiasmo. Lo que pasa es que no nos gusta que nos vean o, simplemente, no nos apetece responder a las encuestas sobre el tema. A veces lo que ocurre es que no nos preguntan a nosotros, sino a gente mayor que cree conocernos.

Pero, como digo, los jóvenes leemos. Y mucho.

Esperando el autobús o a los amigos; a las puertas del Metro antes de salir de fiesta o en el andén, resguardados del frío y entre gritos y risas, a veces incluso entre botellones improvisados. A veces leemos sentados en unas escaleras o andando por la calle, esquivando farolas y personas con un sexto sentido, mientras que los otros cinco se afanan por descubrir un nuevo mundo.

También lo hacemos por la noche, resguardados del frío bajo la manta, con los auriculares puestos y la música a todo volumen. O con un ojo en el libro y el otro en Internet, donde compartimos nuestras citas favoritas y reacciones espontáneas. Los hay que aprovechamos trayectos en autobús o tren para apoyar la cabeza en el cristal y dejar que una novela nos robe el viaje y, a veces, hasta la parada.

Algunos somos expertos en ocultar el libro bajo la mesa cuando nuestra madre entra en la habitación y cree que estamos estudiando o en la cajonera del colegio mientras el profesor habla sobre matrices y revoluciones. Si nadie se chiva, diré que en ocasiones es mucho más entretenido.

Aunque nos cueste reconocerlo, hay ocasiones en las que también lloramos. Por las injusticias que les ocurren a los personajes, por los finales felices y también los tristes, porque nos sorprendemos de lo similares que son sus vidas a las nuestras. Porque nosotros sabemos de primera mano qué es que te rompan el corazón, te roben un beso o te traicionen por primera vez. Es importante llevar un boli y un papel, o el mismo móvil, para tomar nota de algo que nos guste; no en vano, también leemos para ligar, si se dan las circunstancias.

A veces leemos para escapar de la realidad que nos rodea, la misma que no llegamos a entender o que, simplemente, no queremos comprender por miedo a ahogarnos. A veces lo que buscamos son respuestas a preguntas que desconocemos, que intentamos ignorar, que no nos atrevemos a hacer en voz alta. Las buscamos en secreto, para nosotros…

Pero sobre todo leemos para divertirnos. No buscamos vías de escape, sino autopistas de entrada. Nos apasiona sumergimos en historias llenas de aventuras, misterio, amor y emoción. Sentir una conexión imposible de describir con criaturas y humanos que solo adquieren voz y forma en nuestra cabeza y que muchas veces resultan más reales que algunos fantasmas grises que nos rodean.

Podemos aguantar las horas que hagan falta bajo la lluvia, de pie y en la puerta de cualquier establecimiento para conocer a nuestro autor preferido; hacer colas eternas para agradecerle en persona habernos hecho soñar con sus ideas y recibir a cambio un autógrafo que, para nosotros, es más valioso que cualquier tesoro pirata. Con dibujos, relatos o finales inventados, damos rienda suelta a un universo que comienza después del epílogo de una buena historia y que nos pertenece solo a nosotros.

Leemos en papel y en pantalla. Leemos bajando con el ratón del ordenador o apretando las teclas de nuestro e-reader, pero seguimos prefiriendo el olor a tinta y papel, pasar las hojas con los dedos y colocar un bonito marcapáginas o un sencillo billete de tren entre sus hojas; poder cerrarlo y contemplar una hermosa portada que acariciar con los dedos.

No nos gustan que nos digan dónde leer o el qué. Huimos de las historias que huelen a polvo y nos hacen estornudar tanto como de los trabajos que nos obligan a diseccionar una historia como si fuera el cadáver de un sapo. Por el contrario, nos gusta compartir y somos generosos: con ayuda de internet descubrimos y dejamos que nos descubran nuevos títulos de los que no habíamos oído hablar. Hacemos piña, jugamos en equipo y somos recelosos de aquellos que intentan engatusarnos, de aquellos que buscan aprovecharse de nosotros o burlarse de nuestra edad.

Somos jóvenes, pero no tontos. Si bien podemos preferir un género en concreto -una buena historia de misterio, un romance imposible, una aventura épica…- enseguida advertimos cuándo el lobo se ha vestido de oveja para llamar de nuevo a nuestra puerta. Por mucho que algunos se empeñen en decir lo contrario, no nos cuesta nada romper barreras y rasgar etiquetas para descubrir historias diferentes.

Como ya he dicho, nos encanta apasionarnos con algo -¡por ello somos jóvenes!- y no nos importa gritarlo a los cuatro vientos. No por eso tenemos menos criterio o menos gusto, no por ello leemos con menos atención o menos tiempo; más bien todo lo contrario. Hay libros que nos han abierto los ojos y que nos han hecho sentir más que cualquier película, canción o videojuego. Hay libros que nos han cambiado la vida más que muchas personas que creen conocernos. Hay libros que nos acompañarán para siempre y que nunca olvidaremos.

Los jóvenes leemos en cualquier parte. Los jóvenes leemos en cualquier momento. Y es que, aunque a más de uno le sorprenda, los jóvenes leemos."
 


Leedlo, deleitaros con cada palabra, saboread el mensaje. 
¿No estáis totalmente de acuerdo con todo?



 

5 comentarios:

  1. ¡Totalmente de acuerdo! Yo también me lo llevo a mi blog para que todos puedan leerlo :)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sí, leí este texto hace tiempo y me gustó mucho :3
    Besitos,
    Chivi :)

    ResponderEliminar
  3. Pufff he llorado y todo... No podría tener más razón. Somos jóvenes y amamos leer, lo que me da rabia es que haya personas que nos coloquen la etiqueta de 'rara' o de 'friki' por leer. Ellos se lo pierden, en serio. Amo el olor a libro nuevo y el sonido al pasar las páginas.
    Amo leer y lo seguiré haciendo donde y como quiera, sin importar la opinión de los demás.
    Besos, Mel.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, es que cada día me gusta más este chico, es genial ^-^

    Un besito♥

    ResponderEliminar

¿Quieres criticar tú también un libro? No te cortes. Deja tu comentario aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El blog

Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English

AFILIA

Últimas reseñas

Easy

Las 2 vidas de Lucía

Caure

Me quiero Ir

Lola y el chico de al lado

the duff

hermosas criaturas



Sigo